La traducción al español del Devocional semanal de David

the wrong way sundial

El reloj de sol en sentido contrario

Y Ezequías había dicho a Isaías: ¿Qué señal tendré de que Jehová me sanará, y que subiré a la casa de Jehová al tercer día? Respondió Isaías: Esta señal tendrás de Jehová, de que hará Jehová esto que ha dicho: ¿Avanzará la sombra diez grados, o retrocederá diez grados? Y Ezequías respondió: Fácil cosa es que la sombra decline diez grados; pero no que la sombra vuelva atrás diez grados. Entonces el profeta Isaías clamó a Jehová; e hizo volver la sombra por los grados que había descendido en el reloj de Acaz, diez grados atrás. (2 Reyes 20:8-11)

2 Reyes 20 comienza con Ezequías, rey de Judá, enfermo de una enfermedad grave. Entonces el profeta Isaías le trajo un anuncio sorprendente: Dios le dijo al rey Ezequías que pronto moriría, y que necesitaba poner su casa en orden. Ezequías oró, rogándole a Dios que le perdonara la vida.

the wrong way sundial

Dios le respondió a Ezequías y le dijo que tendría quince años más de vida. Sin embargo, por alguna razón, el rey quería más que una palabra del profeta. Pidió una señal milagrosa: ¿Qué señal tendré de que Jehová me sanará?

Dios mostró aún más misericordia a Ezequías. Dios no estaba obligado a dar esta señal. De hecho, Dios habría sido justificado al decir: “Lo dije y tú lo crees. ¿Cómo te atreves a no tomar Mi palabra como verdadera?” Pero con amor verdadero, Dios le dio a Ezequías más de lo que necesitaba o merecía.

A nosotros, Dios nos muestra la misma misericordia. Debería ser suficiente que Dios simplemente nos diga: “Te amo”. Pero Dios hizo mucho para demostrarnos su amor (Juan 3:16, Romanos 5: 8).

Curiosamente, Dios prometió hacer algo completamente milagroso para la señal para confirmar. Prometió hacer que la sombra del reloj de sol se moviera hacia atrás en lugar de hacia adelante. Este signo era perfecto para Ezequías.

Al hacer que la sombra del reloj de sol se moviera hacia atrás, daba más tiempo en un día, tal como Dios le dio más tiempo a Ezequías. No sabemos cómo hizo Dios este milagro, pero lo hizo. Al igual que un relojero puede hacer retroceder las manecillas de un reloj que hace, así Dios devolvió el tiempo, o la apariencia del tiempo, para Ezequías. Tenía 15 años más.

No importa cómo sucedió el milagro, 2 Crónicas 32:25 nos dice que Ezequías no respondió correctamente a este bien de curación: Mas Ezequías no correspondió al bien que le había sido hecho, sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén.

¿Te ha dado Dios más tiempo? No te sientas orgulloso; Sé humilde y honra a Dios. ¡Dios nos ha mostrado tanto favor en Jesucristo! Que siempre respondamos a los regalos de Dios con humildad, y nunca con un corazón enorgullecido.

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 20

empty tomb

Primicias de la resurrección

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. (1 Corintios 15:20-23)

En 1 Corintios 15, Pablo explicó la verdad de la resurrección, comenzando con Jesús. Luego explicó cómo la resurrección de Jesús se conecta directamente con nosotros: que Jesús se ha convertido en las primicias de los que durmieron.

empty tomb

Primicias traduce la antigua palabra griega aparche. En relación con el Antiguo Testamento, esta palabra se usó para la ofrenda de sacrificio de las primicias. En la vida diaria también se usaba para una tarifa de entrada.

Jesús fue primicias de nuestra resurrección en ambos sentidos. En el Antiguo Testamento, la ofrenda de primicias trajo un manojo de grano para representar y anticipar la cosecha completa (Levítico 23: 9-14). La resurrección de Jesús representa nuestra resurrección, porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección (Romanos 6: 5). La resurrección de Jesús anticipa nuestra resurrección, porque seremos resucitados con un cuerpo como el suyo.

La resurrección de Jesús también es primicias de nuestra resurrección en el sentido de que Él es nuestra “tarifa de entrada” a la resurrección. ¡Jesús pagó nuestra admisión a la resurrección!

Pablo continuó: “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos”. La idea es que Adán (por un hombre) es una “cabeza” de la raza humana, y toda la humanidad fue llevada a la muerte por Adán. El segundo Adán, Jesucristo (por un hombre) es la otra cabeza de la raza humana, y Jesús trae la resurrección a todos los que están “bajo” su liderazgo.

Todo sucede, “cada uno en su debido orden”. Sería extraño e inapropiado para nosotros recibir la resurrección antes que Jesús. Entonces, Él recibe la resurrección primero como las primicias, y luego nosotros la recibimos “luego. . . en su venida”.

Jesús es primicias de nuestra resurrección; Sin embargo, no fue el primero de resucitar de entre los muertos. Leemos acerca del hijo de la viuda en los días de Elías (1 Reyes 17: 17-24) y Lázaro (Juan 11: 38-44) y Eutico (Hechos 20: 7-12), entre otros. Cada uno de estos fue resucitado de la muerte, pero no como Jesús resucitó. Cada uno de ellos fue resucitado en el mismo cuerpo en el que murieron y eventualmente murieron de nuevo.

La resurrección no es solo vivir de nuevo; es vivir de nuevo en un nuevo cuerpo. El nuevo cuerpo se basa en nuestro antiguo cuerpo, pero es perfectamente adecuado para la vida en la eternidad. Jesús no fue el primero que regresó de entre los muertos, pero fue el primero en resucitar.

Cuando confiamos en Jesús, su resurrección se convierte en la promesa de la nuestra.

Haz clic aquí para el comentario de David sobre 1 Corintios 15

for God's own sake

Por amor de Dios

 “Por tanto, así dice Jehová acerca del rey de Asiria: No entrará en esta ciudad, ni echará saeta en ella; ni vendrá delante de ella con escudo, ni levantará contra ella baluarte. 

Por el mismo camino que vino, volverá, y no entrará en esta ciudad, dice Jehová. 

Porque yo ampararé esta ciudad para salvarla, por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo”. (2 Reyes 19:32-34)

Después de todas las amenazas del enemigo y las oraciones al Señor, Dios finalmente respondió al rey Ezequías. A través del profeta Isaías, Dios le aseguró al rey: No entrará en esta ciudad, ni echará saeta en ellaPorque yo ampararé esta ciudad para salvarla. Con esta palabra, Dios claramente puso limites. Aunque la máquina militar asiria estaba lista para comenzar un asedio contra Jerusalén y derrotarlos, no lo hicieron. El rey de Asiria no vendría a esta ciudad porque Dios prometió defenderla.

for God's own sake

Es difícil para la gente moderna comprender el horror de un antiguo asedio, cuando una ciudad estaba rodeada por un ejército hostil y atrapada en un hambre lenta y sufriente. El rey Ezequías y el pueblo de Jerusalén vivían bajo la sombra de esta amenaza, pero la promesa de Dios a través de Isaías les aseguró que Senaquerib y el ejército asirio no solo dejarían de capturar la ciudad sino que ni siquiera dispararían una saeta o levantarían un baluarte contra Jerusalén. Dios prometió que ni siquiera comenzarían un asedio.

¿Por qué? ¿Por qué Dios defendería a Jerusalén de una manera tan asombrosa? Dios dijo que lo haría por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo. Dios defendería su propia gloria. A menudo, innecesariamente pensamos que debemos defender la gloria del Señor. Pero no es el caso. Dios es más que capaz de defender su propia gloria.

Sin embargo, note que Dios también lo hizo por amor a David mi siervo. El rey David había muerto casi 300 años antes de esto, pero Dios aún cumplió su promesa a David (2 Samuel 7: 10-17). Dios defendió a Jerusalén, no por el bien de la ciudad -Jerusalén merecía juicio!- sino lo hizo por amor a mí mismo y por amor a David mi siervo.

Este principio se aplica a todos los que han puesto su fe en Cristo Jesús. De la misma manera, Dios el Padre nos defiende y nos bendice, no por amor a nosotros                  –merecemos su juicio- sino que lo hace por amor a sí mismo y por amor a Jesús. No tenemos que venir a Dios sobre la base de lo que hemos ganado o lo que merecemos. En cambio, en Jesucristo, venimos a Dios sobre la base de quién es Jesús y lo que ha hecho.

El Padre salvará y rescatará al creyente, por amor a sí mismo y por amor a Jesucristo, el Hijo de David.

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 19

because you prayed

Porque has pedido

Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías: Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Lo que me pediste acerca de Senaquerib rey de Asiria, he oído. Esta es la palabra que Jehová ha pronunciado acerca de él:

La virgen hija de Sion te menosprecia, te escarnece;

detrás de ti mueve su cabeza la hija de Jerusalén. (2 Reyes 19:20-21)

Un poderoso ejército rodeaba Jerusalén, y el Reino de Judá estaba a un pequeño paso de la derrota total. El enemigo de Israel, el general del ejército asirio ha hablado, hablando en contra de Dios y su pueblo. El rey de Israel -Ezequías- ha hablado, derramando su corazón a Dios en oración.

because you prayed

Ahora, era hora de que Dios hablara. El SEÑOR pronunció estas palabras a través del profeta Isaías, comenzando con estas palabras importantes: Lo que me pediste. Dios tuvo una respuesta gloriosa a la oración de Ezequías, pero Dios dijo que la respuesta vino porque me pediste.

Entonces, imagina por un momento: ¿Que tal si Ezequías no hubiera orado? Podemos suponer que no le hubiera venido una respuesta, y que Jerusalén hubiera sido conquistada. Piénsalo: el curso de la historia cambió porque Dios contestó las oraciones de un hombre. La oración de Ezequías realmente importó.

Por favor entiende: tus oraciones importan. No te puedo decir exactamente cómo nuestras oraciones y el plan de Dios se unen. Hay un misterio definido y glorioso trabajando ahí. Lo que sí te puedo decir es esto: la oración es mucho más que un auto-mejoramiento. Es cierto que la oración me hace una persona mejor, pero también mueve la mano de Dios.

La oración nunca hará que Dios haga algo en contra de su voluntad o propósito, pero hay cosas dentro del plan y propósito de Dios que Él retiene deliberadamente hasta que Su pueblo comience a orar.

Debemos preguntar: ¿Cuántas bendiciones, cuántas victorias, cuántas almas salvadas para la gloria de Jesús siguen en el cielo sin reclamar hasta que el SEÑOR nos pueda decir a cada uno de nosotros: “Lo que me pediste”?

La liberación sería tan completa y maravillosa para Jerusalén que Dios dijo a los asirios: La virgen hija de Sion te menosprecia, te escarnece. La idea era que los asirios habían venido a conquistar la hija de Sion, la ciudad de Jerusalén, pero Dios no lo permitiría.

En lugar de ser una víctima asustada de los asirios, el pueblo de Jerusalén despreciaría a los poderosos asirios y terminaría riéndose de ellos. Dios le daría a Judá y Jerusalén una victoria tan completa que el pueblo de Dios movería su cabeza detrás de los asirios. Todo esto pasó porque Dios contestó las oraciones de un hombre.

Nadie puede decir por qué algunas oraciones parecen ser contestadas pronto y por qué otras tardan mucho tiempo. Sin embargo, sabemos esto: Dios quiere que sepamos que nuestras oraciones son importantes, y que Él hará grandes cosas porque tu me pediste.

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 19

praying to the God you know

Orando al Dios que conoces

Y oró Ezequías delante de Jehová, diciendo: “Jehová Dios de Israel, que moras entre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra. Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira; …Ahora, pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te ruego, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que sólo tú, Jehová, eres Dios”. (2 Reyes 19:15-19)

Ezequías, rey de Judá, se enfrentó a la peor crisis de su reinado. El poderoso ejército asirio había conquistado el reino del norte de Israel y muchos otros, y ahora estaba rodeando los muros de Jerusalén.

Sin embargo, en su respuesta, Ezequías habló con Dios de la manera de un verdadero creyente, en la forma en que alguien que realmente conoce a Dios ora. Toma nota de las muchas maneras en que Ezequías se refirió a Dios en esta oración.

praying to the God you know

Dios de Israel: Este título para Dios le recordó a Ezequías –y al Señor también, en nuestra forma humana de entender– que el Señor Dios era el Dios del pacto de Israel, y que no debía abandonar a Su pueblo.

Que moras entre los querubines: Ezequías vio la gran majestad celestial de Dios. Seguramente, el que mora entre los querubinesnunca permitiría que las blasfemias de los asirios quedaran impunes.

Sólo tú eres Dios: Dios es un título simple para nuestro SEÑOR, pero quizás el más poderoso. Si Él es Dios, ¿qué no puede hacer? Si es Dios, entonces, ¿qué está más allá de su control? Ezequías se dio cuenta del hecho fundamental de toda teología: ¡Dios es Dios y nosotros no! ¡Dios es Dios, y los asirios no!

Tú hiciste el cielo y la tierra: Al reconocer al Señor Dios como Creador, Ezequías vio que el Señor tenía todo el poder y todos los derechos sobre cada cosa creada. ¡Casi podemos sentir la fe de Ezequías crecer mientras oraba esto!

Recuerda que Ezequías tenía los rollos de las Escrituras existentes en ese momento, y la palabra del Señor a través del profeta Isaías y otros. Fue a través de esta palabra que Ezequías realmente sabía quién era Dios, y pudo invocar al Dios que conocía en tiempos de crisis. Es importante que conozcamos a Dios y lo entendamos a través de la Biblia, para que cuando llegue la crisis realmente conozcamos al Dios al que clamamos. Hizo la diferencia para Ezequías y lo hará para nosotros.

Al final de todo, la oración de Ezequías fue gloriosamente contestada. En un momento crucial de la historia, los ejércitos de Asiria que rodeaban Jerusalén fueron destruidos casi por completo en una noche por un ángel de Dios. La oración de Ezequías fue contestada, y en gran parte fue contestada porque sabía quién era Dios, y se vio en la forma en que habló a Dios en su oración.

¿Qué tan bien lo conoces?

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 19

step too far

Yendo demasiado lejos

No oigáis a Ezequías, porque os engaña cuando dice: “Jehová nos librará”. ¿Acaso alguno de los dioses de las naciones ha librado su tierra de la mano del rey de Asiria? … ¿Qué dios de todos los dioses de estas tierras ha librado su tierra de mi mano, para que Jehová libre de mi mano a Jerusalén? (2 Reyes 18:32-33, 35)

El enemigo que pronunció estas palabras era el general del ejército asirio. Ese ejército había conquistado recientemente el reino de las diez tribus del norte de Israel, así como varios otros reinos circundantes. Ese ejército había ocupado todas las otras ciudades importantes del reino de Judá, solo quedaba Jerusalén.

step too far

Jerusalén aún no había caído, pero estaba rodeada por este poderoso ejército, y no parecía que iba a durar mucho. Este general asirio (llamado “el Rabsaces”) le gritó al pueblo de Jerusalén estas palabras. Quería glorificar al rey asirio, su señor. Pero también quería que el pueblo de Dios dudara de su rey, así que dijo: no oigáis a Ezequías. Esperaba que la gente común de Jerusalén derrocara a su rey, que aún resistía a los asirios.

Este general pagano quería hacer todo lo posible para que el pueblo de Dios perdiera su fe en el Señor y para llenarlos de temor. El Rabsaces quería hacer que el pueblo de Dios tuviera tanto miedo para que rendirse pareciera una mejor opción. Les dijo que si se rendían, el rey asirio los trataría bien.

Todo lo que dijo el Rabsaces hasta ese momento fue convincente. Parecería que los líderes y el pueblo de Jerusalén estaban a punto de rendirse. Pero ese general asirio no se detuvo: continuó hablando directamente contra el Dios de Israel.

Esto es lo que dijo: ¿Acaso alguno de los dioses de las naciones ha librado su tierra de la mano del rey de Asiria? El discurso del Rabsaces pretendía destruir su confianza en Dios. Su mensaje fue simple y brillante en su lógica satánica: “Los dioses de otras naciones no han podido protegerlos contra nosotros. Tu Dios es como uno de ellos y tampoco te puede proteger”.

Para cualquiera que tuviera la comprensión espiritual de verlo, la gente de Jerusalén podría haber comenzado a planear la fiesta de la victoria en ese mismo momento.

Una cosa era hablar contra Judá, contra su gente y sus líderes. Otra cosa era burlarse del SEÑOR Dios de Israel y contar al SEÑOR como cualquier otro dios.

Como es típico del trabajo del enemigo de nuestras almas, el Rabsaces iba bien hasta que simplemente sobrepasó sus límites. No había forma de que Dios perdonara esto. Había ofendido al Señor Dios de una manera que pronto lamentaría.

Cuando el honor de Dios está en juego, la victoria está asegurada. ¡Confía en el SEÑOR y descansa en eso hoy!

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 18

City Walls

Dos mentiras y una verdad a medias

“¿Acaso he venido yo ahora sin Jehová a este lugar, para destruirlo? Jehová me ha dicho: Sube a esta tierra, y destrúyela”. (2 Reyes 18:25)

El general de los ejércitos de Asiria tenía el título, “El Rabsaces”. Los asirios trajeron sus ejércitos contra Siria e Israel, y los conquistaron por completo. Ahora, ese ejército rodeaba los muros de la ciudad de Jerusalén, la única ciudad no conquistada de importancia en el reino de Judá.

City Walls

El Rabsaces habló con palabras jactanciosas: ¿Acaso he venido yo ahora sin Jehová a este lugar, para destruirlo? Este enemigo de Dios fue lo suficientemente audaz como para decir que el Dios de Israel realmente lo ayudó a venir contra este lugar, para destruirlo. El Rabsaces quería que los líderes de Judá y el rey Ezequías pensaran que Dios estaba de su lado.

Hubiera sido fácil para el rey Ezequías y el pueblo de Jerusalén creer esta mentira. Después de todo, los asirios tenían un gran éxito. Seguramente, Dios debe estar de su lado. ¿No tenían los asirios el ejército más poderoso? Seguramente, Dios debe estar de su lado.

Esa fue una mentira convincente. Pero el Rabsaces tuvo un engaño aún más persuasivo. Le dijo a Ezequías y a los líderes de Jerusalén: “Jehová me ha dicho: Sube a esta tierra, y destrúyela”. Este fue el golpe final de un ataque brillante. El Rabsaces básicamente dijo: “Ezequías, Dios me dijo que te destruyera. Solo estoy haciendo su voluntad, y no hay nada que puedas hacer para detenerla, así que más vale que te rindas”.

Significativamente, podemos decir que el Rabsaces estuvo mas o menos correcto. Dios estaba con él, y su ataque a Judá cumplió el plan profetizado de Dios. Al conquistar Siria, al conquistar Israel y al llevar a Judá al borde, los asirios hicieron la voluntad de Dios. Dios profetizó que todo esto sucedería, y está registrado en Isaías 8: 3-4, 7: 16-17 y muchos otros pasajes en Isaías. De hecho, el Señor levantó el ejército asirio para llevar a cabo su voluntad y permitió que sucediera para que sus juicios se llevaran a cabo y su plan profetizado se cumpliera.

Sin embargo, nunca debemos pensar que Dios tentó a un hombre inocente con un plan malvado. De hecho, aunque Dios predijo y planeó esta invasión de los asirios, el Rabsaces estaba mintiendo cuando dijo: “Jehová me ha dicho”. El rey de Asiria y los generales bajo su mando no buscaron la voluntad de Dios ni se preocuparon por ella.

Dios no tuvo que hacer nada especial para dirigir a los asirios sedientos de sangre a atacar. Simplemente les permitió llevar a cabo los deseos corruptos de sus corazones malvados. Por lo tanto, los asirios nunca se excusarían diciendo: “Estábamos haciendo la voluntad del Señor”, incluso como Judas nunca podría legítimamente dar esa excusa con respecto a su traición de Jesús.

El gran plan de Dios nunca nos hace menos responsables de nuestras acciones.

Haz clic aquí para el comentario de David de 2 Reyes 18

Don't Give Up

No te des por vencido

Ahora, pues, yo te ruego que des rehenes a mi señor, el rey de Asiria, y yo te daré dos mil caballos, si tú puedes dar jinetes para ellos. [2 Reyes 18:23]

Los ejércitos de Asiria vencieron al vecino del norte de Judá, y se llevaron cruelmente a las diez tribus del norte de Israel. Ahora esos soldados rodeaban la ciudad de Jerusalén, después de haber conquistado prácticamente todo lo demás en Judá.

Don't Give Up

El general al mando de los ejércitos de Asiria, que tenía el título de “El Rabsaces”, pronunció un largo discurso público que también escuchó Ezequías, el rey de Judá. El general asirio le dijo a Ezequías que Judá ya había sido derrotado, que Jerusalén estaba rodeada y que ya no había esperanza ni razón para resistir.

Judá había confiado en una asociación con Egipto: El Rabsaces le dijo a Ezequías que fracasaría. Quizás algunos en Judá pensaron que YHWH, el Dios del pacto de Israel, los rescataría, pero el Rabsaces les dijo que no tenía sentido confiar en Dios. ¡Incluso dijo que Dios estaba enojado con ellos y que nunca los defendería! El Rabsaces se ofreció a dar a Ezequías dos mil caballos, pero eso ni les ayudaría. También dijo que en realidad estaba en una misión ordenada por Dios para conquistar a Judá.

Esto fue difícil de escuchar para el rey Ezequías. Pero en las palabras te ruego que des rehenes a mi señor, el rey de Asiria, vemos el plan del general asirio. La estrategia del Rabsaces fue hacer que Ezequías se rindiera. Esta fue la razónpor la cual el Rabsaces estaba en el acueducto, hablando con estos líderes del gobierno de Ezequías.

El Rabsaces tenía ejércitos superiores; podría haber atacado a Jerusalén sin este pequeño discurso. Pero el Rabsaces preferiría que Judá simplemente se rindiera, que se rindiera por miedo, desánimo o desesperación.

El enemigo de nuestra alma usa exactamente el mismo enfoque. Muchos de nosotros imaginamos a Satanás como “ansioso por pelear” con nosotros. La verdad es que Satanás no quiere pelear contigo. Primero porque existe la gran posibilidad de que ganes. Segundo porque, ya sea que ganes o pierdas, la batalla puede acercarte más a Jesús. Tercero, lo que Jesús hace en tu vida durante la batalla puede ser una gran bendición para otras personas. ¡No, Satanás preferiría no pelear contigo en absoluto! Preferiría tratar de convencerte de que te rindas.

Vemos esta misma estrategia utilizada contra Jesús durante su tentación en el desierto. Cuando Satanás le prometió a Jesús todos los reinos del mundo a cambio de la adoración de Jesús, Satanás estaba tratando de evitar la pelea y tratando de convencer a Jesús de que se rindiera (Lucas 4: 5-8). No funcionó con Jesús, y no debería funcionar con nosotros.

Piensa en las palabras y mentiras engañosas que Satanás te susurra, o grita. Todas tienen un propósito. Satanás quiere que tu, hijo/a de Dios, te rindas. ¡Dios ayudándote, enfréntate a él y a sus mentiras en el nombre de Jesús!

Haz clic aquí para leer el comentario de David de 2 Reyes 18.