2 Juan – Caminando en la Verdad

“Esta epístola es más notable por el espíritu de amor Cristiano que emana que por cualquier otra cosa. Casi no contiene nada que no se encuentre en la anterior; y de los trece versículos hay ocho por lo menos que son, en palabras o en sentimientos, precisamente iguales a los de la primera epístola.” (Adam Clarke)

A. Salutación

1. (1-2) A la señora elegida y a sus hijos.

EL ANCIANO a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad; y no sólo yo, sino también todos los que han conocido la verdad, a causa de la verdad que permanece en nosotros, y estará para siempre con nosotros:

a. El Anciano: El autor de este libro se identifica a sí mismo como el Anciano. Presumiblemente, sus primeros lectores sabían exactamente quién era él, y desde el principio de los tiempos los Cristianos han entendido que esta es escritura del apóstol Juan.

i. “El apóstol Juan, quien ahora era ya un anciano, supuestamente alrededor de los noventa, utiliza el término anciano no como un título oficial sino para determinar su edad avanzada. A él se le permitió llegar a ser el más anciano de todos los apóstoles, y el único que murió de muerte natural.” (Clarke)

b. A la señora elegida y a sus hijos: Pudiera ser que esta haya sido una mujer Cristiana a quien Juan quería alentar con su carta. O, el término pudiera ser una manera simbólica de dirigirse a esta congregación particular.

i. “La frase es, sin embargo, más una personificación que una persona individual – no la iglesia en general, pero si alguna iglesia local en donde se reconocía la jurisdicción de los ancianos, sus hijos serían los miembros de la misma.” (Stott)

ii. “Esto pareciera haber sido una persona notable, a quien su singular piedad y posición en el mundo la hacían eminente y capaz de tener gran influencia para apoyar el interés Cristiano.” (Poole)

iii. Probablemente Juan no menciono su nombre, ni el de la señora elegida ni el de sus hijos ya que esto fue escrito durante tiempos de persecución. Quizás él no quiso implicar a nadie por nombre en un documento escrito. Si la carta hubiera sido interceptada y las autoridades pudieran haber visto el nombre de a quién iba dirigida, pudiera haber significado la muerte para esas personas.

c. A quienes yo amo en la verdad; y no sólo yo: Quien quiera que haya sido la señora elegida, ella era amada por todos los que han conocido la verdad. Si conocemos y amamos la verdad, amaremos a aquellos que también conocen y aman la verdad – la verdad que permanece en nosotros también vive en otros quienes conocen la verdad.

i. Vemos a Juan muy enfocado en la idea de la verdad, como en todos sus escritos. Él utilizó la palabra verdad cerca de treinta y siete veces en sus textos en el Nuevo Testamento.

ii. Esto muestra que lo que une a los Cristianos no es compatibilidad social, ni compatibilidad política, ni compatibilidad de clase. Lo que nos mantiene unidos es la verdad. Es por esto que la verdad es muy importante para los Cristianos.

d. Estará para siempre con nosotros: La verdad no cambia. La verdad será verdad por siempre, y tendremos la verdad por siempre en la eternidad. Actualmente, mucha gente piensa que la verdad cambia de era en era y de generación en generación, pero la Biblia sabe que la verdad estará siempre con nosotros.

2. (3) La salutación de Juan a sus lectores.

Sea con vosotros gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor.

a. Gracia, misericordia y paz: Juan presenta una versión ligeramente más amplia que sus salutaciones anteriores. No sólo deseó esto para sus lectores; confiadamente lo otorgó diciendo, sea con vosotros . . . de Dios el Padre.

b. En verdad y en amor: Difícilmente puede Juan escribir un versículo sin mencionar dos de sus temas favoritos. La gracia, misericordia y paz que Dios tiene para nosotros, nos son dadas en verdad y amor. Fuera de la verdad y amor de Dios, nunca podremos realmente tener gracia, misericordia y paz.

i. “Cuán profundo y dulce es el significado en estos primeros tres versículos de esta carta! Uno puede leerlos una y otra vez. Oh, que la gracia, misericordia y paz sean con nosotros de Dios el Padre, y de Jesucristo, el Hijo del Padre, en verdad y en amor.” (Meyer)

c. El Hijo del Padre: “El apóstol aun mantiene presente la concepción milagrosa de Cristo; algo que los gnósticos totalmente negaban; una doctrina que es fundamental en la obra de nuestra salvación.”

B. Cómo caminar.

1. (4) El gozo de Juan al ver que andan en la verdad.

Mucho me regocijé porque he hallado a algunos de tus hijos andando en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre.

a. Mucho me regocijé: Este es el corazón de un pastor – saber que su gente anda en la verdad. Aunque la verdad no es la única inquietud de un pastor, es una grande inquietud; y es un gran alivio para un pastor ver que aquellos que ama y cuida andan en la verdad.

i. “Los hijos que aquí se mencionan pueden ser sus propios hijos (de la elegida), o aquellos miembros de la iglesia bajo su cuidado, o algunos de ambos.” (Clarke)

b. He hallado a algunos de tus hijos andando en la verdad: Juan se regocijo porque cuando el pueblo de Dios anda en la verdad, también permanecen en Dios. La misma idea se expresa en 1 Juan 2:24: Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre. La verdad no sólo es importante por la verdad misma, pero también porque el andar en la verdad muestra que estamos caminando con el Señor.

i. Trapp sobre la idea de andar en la verdad expresa, “No dar un paso o dos, no romper o saltar sobre una cerca de arbustos para evitar una falta, sino perseverar en el camino Cristiano, sin desviarse a derecha ni a izquierda.”

2. (5) El mandato de amarse unos a otros.

Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros

a. Ahora te ruego, señora: Juan no era orgulloso como para no rogar sobre un asunto tan importante – no cuando se trataba de algo tan vital en la vida Cristiana como el mandamiento de que debemos amarnos unos a otros.

b. No como escribiéndote un nuevo mandamiento: Juan sabía que esto no era nada nuevo para sus lectores (repitió el tema a lo largo de 1 de Juan y en su evangelio.) Sin embargo, como era algo tan fundamental, tenía que ser repetido y usado como recordatorio.

c. Que nos amemos unos a otros: La integridad de nuestra vida Cristiana puede ser medida por el amor que nos tengamos unos a otros (como dice Juan 13:35 y 1 Juan 4:20-21.)

3. (6) Mostrando el amor de Dios.

Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.

a. Este es el amor, que andemos según sus mandamientos: Si amamos a Dios, obedeceremos Sus mandamientos. Y no lo hacemos porque pensamos que sus mandamientos sean cargas pesadas, sino porque podemos ver que es lo mejor para nosotros. Son guías y regalos para nosotros de parte de Dios.

b. Andemos según sus mandamientos: El amor verdadero así es como andará. Tal vez Juan advirtió en contra de aquellos quienes pensaron que lo único importante en la vida del Cristiano era tener un amor vago al que no le preocupaba la obediencia.

i. “Pudiera ser que no puedas distinguir entre el amor y la emoción del amor. No son lo mismo. Podemos amar sin estar directamente conscientes del amor, ni de poder estimar su fuerza y pasión. Esta es la respuesta a muchas de nuestras preguntas: Los que aman, obedecen.” (Meyer)

4. (7-9) Una advertencia en contra de la presencia y peligros de los falsos maestros.

Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.

a. Muchos engañadores han salido por el mundo: Juan estaba consciente de que los falsos maestros eran un peligro para la iglesia.

i. “El problema principal en [2 Juan] era los maestros y misioneros que andaban viajando. De acuerdo a las éticas Cristianas, a aquellos que viajaban se les debía mostrar hospitalidad por los Cristianos en los pueblos a donde llegaran.” (Boice)

b. Es el engañador: Juan tenía en mente principalmente el peligro en su época, el peligro de aquellos que pensaban que Jesús, siendo Dios, no podía tener una conexión real con el mundo material.

i. Para combatir esto, Juan hizo una declaración clara: debemos confesar que Jesucristo ha venido en carne. Esto significa que Jesús vino como un hombre real en Su primera venida, pero también significa que también vendrá como un ser humano – en una humanidad glorificada, añadida a Su deidad eterna – un Jesús real de carne y hueso vendrá otra vez a la tierra.

c. Es el engañador y el anticristo: En contra de esta idea falsa de Jesús, Juan insiste que aquellos que no confiesen que Jesucristo ha venido en la carne son los engañadores y tienen el espíritu del anticristo.

i. Juan nos advirtió contra estos anticristos en su primer carta (1 Juan 2:18-23, 4:3.) Son aquellos que no sólo se oponen a Jesús, pero quienes también ofrecen un “Cristo” substituto.

ii. Este espíritu de anticristo algún día encontrará su total realización en el Anticristo, quien guiará a la humanidad en una rebelión del final de los tiempos contra Dios.

d. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: No hay nada noble, sincero, valiente ni admirable en un Jesús falso. Negar al Jesús de la Biblia es siempre rechazar a ambos, al Padre y al Hijo. Aquí Juan traza una crítica línea de verdad, que al transgredirla se llega a la herejía.

i. En nuestros días, nos toca lidiar con negaciones modernas del Jesús de la Biblia con la misma pasión que Juan lo hizo en su tiempo. Hoy, con tantas negaciones de “eruditos” y los registros históricos de los Evangelios es más importante que nunca reconocer quién es el verdadero Jesús de acuerdo con la Biblia, así como amar y servir al verdadero Jesús.

ii. “Decirle no a la manera que Dios se revela a sí mismo es decir no a Dios mismo, porque no se dará a conocer al hombre excepto en sus propios términos.” (Marshall)

e. Extravía: La palabra extravía tiene la idea de “ir más allá de los límites.” Nunca vamos “más allá” de las enseñanzas de Jesús, de quién Él es y de lo que ha hecho por nosotros. Cualquiera que piense que debemos ir más allá de lo que la Biblia claramente dice sobre Jesús se extravía.

i. “Existe un progreso real en la vida Cristiana, pero es un progreso basado en un conocimiento más profundo del Cristo histórico y Bíblico. Un progreso sobre cualquier otra cosa puede ser llamado progreso, pero es un progreso que deja a Dios atrás y, por lo tanto, no es progreso alguno.” (Boice)

ii. “Cuando la enseñanza de la Biblia necesita ser suplementada con alguna ‘clave’ adicional o alguna nueva revelación, es señal segura que se está desplegando una doctrina ‘avanzada.’” (Marshall)

f. Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo: Apartarse del verdadero Jesús es ponerse a sí mismo en peligro de perder las cosas que los apóstoles y otros fieles santos trabajaron para obtener. Esto nos muestra que no es suficiente empezar bien, debemos terminar en fe para recibir el galardón completo.

5. (10-11) Instrucciones para lidiar con falsos maestros.

Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: !!Bienvenido! Porque el que le dice: !!Bienvenido! participa en sus malas obras.

a. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina: Si alguien se acerca a nosotros, negando la doctrina verdadera de Jesús, y promoviendo una falsa, Juan dice que no debemos ofrecer hospitalidad, ni ayuda a los que promueven sus propias versiones falsas de Jesús. El hacerlo, es participar de sus malas obras.

i. “Las palabras, de acuerdo a su uso en el occidente, significan ‘No tengas ninguna conexión religiosa con ellos, ni actúes de una manera que haga pensar a otros que lo reconoces como hermano.’” (Clarke)

ii. “Supongamos que el maestro visitante dice ser un misionero Cristiano o un profeta pero enseña lo que claramente es una doctrina falsa. La hospitalidad requeriría que se le proveyeran sus necesidades, pero hacerlo parecería como estar participando en el expandimiento de sus falsas enseñanzas. ¿Se le debería recibir, o no?” (Boice)

b. El que le dice: Bienvenido: Juan con este término incluye mostrar hospitalidad y dar apoyo. Sin embargo, para un creyente débil o poco hábil, es mejor ni siquiera saludar a aquellos que promueven a un Jesús falso (como los Mormones o los Testigos de Jehová.)

i. Estas palabras suenan fuertes, pero Juan no ha perdido su amor. Debemos considerar estos tres puntos:

· Juan no se refiere a todos los errores, solo aquellos que disfrazan la Cristiandad verdadera.

· Juan no está hablando de todos los que cometen el error que disfraza la Cristiandad verdadera, solo de aquellos que enseñan esos errores que disfrazan la Cristiandad verdadera.

· Juan no está hablando de todos los maestros que hierran, sino de aquellos que hierran en las verdades más fundamentales y de aquellos que están activos en esparcir esos errores fundamentales.

ii. Esto no significa que no tengamos nada que ver con aquellos que son atrapados por los cultos. Como Juan lo indica, debemos hacer una distinción entre aquellos que enseñan estas doctrinas que niegan a Cristo (aquellos que traen esta doctrina) y los que simplemente creen las doctrinas sin intención de difundirlas.

c. No le recibáis en casa, no le digáis, Bienvenido! Esto también puede ser traducido como no le recibáis en la casa. Puede ser que Juan se refiere más específicamente a no permitir la entrada a estos maestros herejes a la casa donde los Cristianos se reúnen.

i. “Pudiera ser, por lo tanto, que Juan no esté prohibiendo una hospitalidad particular tanto como una bienvenida oficial a la congregación, para evitar una propagación de los errores que pudiera enseñar el falso maestro.” (Stott)

ii. “Vemos cómo tales (falsos) maestros eran tratados en la Iglesia apostólica. No tenían comunión con ellos, no les ofrecían apoyo; pero tampoco los perseguían.” (Clarke)

d. Participa de sus malas obras: Somos definidos por lo que rechazamos tanto como por lo que aceptamos. En esto, algunos tienen unas mentes tan abiertas que son cabezas huecas. Es sabio mantener una mente abierta en muchas cosas; pero nunca debemos tener una mente abierta en cuanto a qué venenos podemos probar. Puedes decirle si a todas las cosas que son correctas; pero también debemos decir no a lo que es falso y malvado. Debemos llegar a ser buenos para rechazar lo que debe ser rechazado.

i. “Había personas que se proclamaban líderes; ellos eran buenos para pensar, progresistas. Los maestros Gnósticos de esos tiempos declaraban que mientras el evangelio del Jesús histórico pudiera estar bien para la gente no iluminada, ellos tenían un conocimiento más profundo. Estos no debían recibir ninguna hospitalidad.” (Morgan)

ii. A finales del Siglo XIX, el incremento del liberalismo teológico trajo generaciones de pastores, líderes y teólogos Cristianos quienes negaban muchos de los fundamentos de la Cristiandad Bíblica. Aunque era un movimiento extenso y variado, el liberalismo teológico pensó que en su base la Cristiandad debía re-evaluar todas sus doctrinas a la luz de la ciencia, filosofía y pensamiento modernos. Ellos rechazaban la idea que una doctrina era real simplemente porque la Biblia la enseñaba; debía ser también probada como verdadera por el razonamiento y la experiencia. Ellos creían que la Biblia no era un mensaje inspirado por un Dios real, sino que era una obra de hombres quienes estaban limitados por la ignorancia y superstición de ese tiempo. Para ellos, la Biblia no era ni inspirada ni sobrenatural. La importancia de la Biblia, su mensaje no estaba en su verdad literal o histórica, sino en su cambiante mensaje espiritual.

C. Conclusión.

1. (12) Juan anticipa una visita futura.

Tengo muchas cosas que escribiros, pero no he querido hacerlo por medio de papel y tinta, pues espero ir a vosotros y hablar cara a cara, para que nuestro gozo sea cumplido.

a. Espero ir a vosotros y hablar cara a cara: De manera general debemos simpatizar con la preferencia de Juan de una comunicación cara a cara más que el escribir cartas – aunque estamos agradecidos por esta carta.

2. (13) Conclusión.

Los hijos de tu hermana, la elegida, te saludan. Amén.

a. Los hijos de tu hermana, la elegida: Al decirnos que la señora elegida (2 Juan 1) tiene una hermana elegida, y que ambas tienen hijos no ayuda mucho para poder identificar a quién está escribiendo Juan. Tal vez todo lo que nos dice es que Juan utilizó el término la señora elegida como un símbolo para referirse a la iglesia, lo usó algo a la ligera (diciendo que ella tiene una hermana e hijos.) La idea más probable es que la señora elegida (una iglesia en particular) tenía una hermana elegida – otras iglesias “hermanas” de las cuales Juan trae saludos.

b. Los hijos de tu hermana, la elegida: Esta última referencia a la hermana elegida y a sus hijos nos recuerda que aunque debemos estar al acecho contra los falsos maestros, los verdaderos seguidores de Jesús son más que sólo nuestro grupo. Si permitimos que nuestro anhelo por defender la verdad nos convierta en seres sin amor e intolerantes, Satanás ha ganado gran victoria.

©2016 David Guzik – No se permite la distribución más allá del uso personal sin autorización.